La Elipsis

Art- Elipsis

Share Button
 

Se llama elipsis a la eliminación de un elemento discursivo cuyo contenido puede reconstruirse gracias a la información del contexto. Esto quiere decir que el receptor está en condiciones de inferir el segmento suprimido.
Como figura retórica, la elipsis es una omisión que se aplica para generar un cierto efecto. Muchas veces se recurre a la elipsis para evitar las repeticiones que, de estar presentes, harían que el texto pierda fluidez y ritmo.
...
En el mundo del cine, las elipsis de tiempo son frecuentes para acortar la duración de una película, eliminando fragmentos que resultarían irrelevantes en la historia. También sirven para que la narración, en una novela, sea posible cuando se pretende contar acontecimientos distantes entre sí. En ocasiones, la elipsis se explicita a través de un aviso del tipo “Cuatro años más tarde”.
No es necesario poner todos y cada uno de los pasos que dan nuestros personajes. Basta con mostrar aquellas escenas que son relevantes para la historia. Sin embargo, la duda que surge a veces y por la que muchos me habéis escrito para consultármelo, es la de cómo dar estos saltos en la narración sin que resulten abruptos o molestos para el lector.
No es que exista una solución mágica. Como casi siempre, depende de la historia, de la pericia del escritor, de la estructura… Pero la buena noticia es que sí hay ciertos recursos a los que podemos recurrir cuando queremos hacer avanzar nuestras historias en el tiempo. Veamos cuáles son:
 
 

Partes distintas
Cuanto mayor sea el salto de tiempo que queramos dar, más importante será marcarlo en la estructura. Por eso una opción puede ser dividir el libro en parte. Por ejemplo, Al faro, de Virginia Woolf, cuenta con dos partes, una que ocurre antes de la Primera Guerra Mundial y otra después. La guerra en sí no aparece, es una gran elipsis.
...
Capítulos distintos
Otra forma de crear estos saltos de tiempo es a través de capítulos distintos. Este recurso cada capítulo corresponde a una escena. Por ejemplo, en el primer capítulo la protagonista recibe una misteriosa llamada que la empuja a emprender un viaje. En el segundo capítulo, la protagonista ya ha llegado al destino de ese viaje, el trayecto fue algo que no se incluye porque no era necesario ni aportaba nada a la historia.
...
Espacio entre párrafos
Cuando el salto de tiempo es breve, otra forma de solucionarlo es marcando el salto con un espacio entre ellos. Esto lo hago mucho en mi nuevo libro "El Zombie Original". En éste, cada capítulo representa un salto en el tiempo, pero dentro de cada uno de estos mismo, cada párrafo salta entre las acciones y diferentes momentos de tiempo, en un parrafo los personajes están tomando el desayuno, en el siguiente párrafo, ya están fuera realizando sus actividades, y en el siguiente, ya están comiendo de nuevo en casa.
...
Indicaciones del narrador
No siempre es necesario crear un salto de tiempo físico como un cambio de capítulo o un espacio entre párrafos. A veces basta con que sea el propio narrador el que nos indica el paso del tiempo. En este caso lo mejor es ser conciso, indicar en qué momento estamos y no dar demasiados detalles sobre ello para no cansar al lector. Un buen ejemplo de esto es donde se hace una elipsis de veinticuatro horas con una breve aclaración por parte del narrador «La noche siguiente...».

Palabra nueva 022

Origen
Préstamo (s. XVIII) del latín ellipsis y este del griego élleipsis ‘insuficiencia’, ‘elipsis’, derivado de elleípein ‘descuidar, dejar a un lado’. Se trata de un concepto que se emplea en la gramática, la teoría literaria y la retórica.
 
 




 
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *